Publicidad
Publicidad
Publicidad

Cómo impulsar tú motivación personal

Tener la motivación necesaria para alcanzar las metas no es una tarea fácil; la mayoría de las personas cuando se fijan un objetivo comienzan con mucho entusiasmo pero a lo largo del tiempo, algo los aparta de su rumbo o simplemente ya no tienen las misma ganas de lograrlo; basta con observar la cantidad de personas que empiezan a hacer dietas o se proponen dejar de fumar y luego no lo cumplen por falta de motivación personal.

Como ya hemos visto en otra entrega la motivación personal es el impulso que guía el comportamiento de una persona para satisfacer una necesidad y que se mantiene hasta que consigue el objetivo deseado. Es característico del ser humano el querer mejorar cada día y aprender nuevas cosas, por eso siempre nos trazamos metas.

Pero, ¿cómo mantener la motivación y seguir avanzando hacia la consecución de nuestros objetivos?, por difícil que parezca si te organizas y pones en práctica los siguientes consejos podrás lograrlo:

Visualízate cumpliendo el objetivo

Nueva temporada verano 2016

Imagina que logras ponerte ese vestido de baño que tanto te gusta, después de adelgazar varios kilos o que logras un promedio sobresaliente en tu curso. Proyectar mentalmente las cosas que quieres alcanzar es el combustible que alimentará tu motivación personal; además, tener pensamientos positivos ayuda mucho a creer que tus metas son posibles, que se pueden realizar.

Concreta tus metas

Es más fácil planificar y lograr un objetivo específico que uno indefinido. Por ejemplo, si tu objetivo es ser un corredor, eso es bastante vago, ahora si lo defines y dices que quieres correr una carrera de 5 kilómetros, una media maratón o un maratón, podrás planificar en el tiempo y establecer tareas determinadas para entrenarte antes de tu primera carrera y así lograr tú meta.

Divídela en metas más pequeñas

Tu objetivo puede ser alcanzable si esa meta general la fragmentas en metas parciales. No es lo mismo concentrarse en adelgazar 50 kilos, a plantearte metas de 5 kilos cada una; así cada vez que pierdes 5 kilos te felicitas por ello y te planteas bajar 5 más. Asimismo, debes establecer tareas específicas que te ayudarán a bajar esos cinco kilos, como comprometerte a hacer ejercicio, comer menos grasas y azúcares. Cada vez que celebras el cumplir una pequeña meta, sientes más confianza en ti mismo y activas tú motivación personal.

Deja constancia en papel

Escribe tus objetivos, tanto el específico como los más pequeños, de esta manera logras comprometerte contigo mismo a cumplirlos; además, si los escribes y los lees cada día tendrás presente lo que quieres lograr.

Comprueba tus progresos

Una vez dividido tú objetivo general en una serie de objetivos parciales, comprueba cada día cuáles vas cumpliendo y bórralos de tu lista. Recompénsate en voz alta por lo que has logrado hasta el momento. Por ejemplo, comenta para ti: “Que bueno que ya puedo correr 2 kilómetros sin cansarme, estoy más cerca de lograr mi meta de correr 5 kilómetros sin parar”.

Mantén expectativas realistas

Una de las primeras causas por las cuales la gente abandona sus metas es porque se trazan objetivos poco razonables en el tiempo. Algunas personas esperan dejar de fumar de un día para otro y están acostumbrados a fumar dos cajetillas de tabaco diarias. Para mantener la motivación personal y conseguir el logro de tus metas debes conservar expectativas realistas sobre lo que de verdad podrás conseguir en un período de tiempo determinado.

No te castigues si fallas

Si te alejaste un poco de tu meta o tuviste un caída, perdónate a ti mismo, no seas demasiado duro contigo, siempre puedes volver a la rutina u organizar nuevas estrategias para alcanzar tus objetivos; lo importante es perseverar y que no abandones lo que tanto deseas para ti.

Si observas que cada vez que te vuelves a trazar una estrategia para conquistar un objetivo lo abandonas, o algo te aparta de tu camino, quizás debes replantearte esa meta y determinar si es lo que realmente quieres.

Cuida tu salud

Es muy difícil mantener la motivación diaria si te sientes enfermo y tu energía no está en los niveles adecuados para realizar tus actividades cotidianas. Entonces cuida tu cuerpo, resguarda tu salud; ingiere comida sana, toma agua, duerme bien, procura hacer ejercicio regularmente y sobre todo, se feliz, elimina de tú vida el rencor y los sentimientos negativos hacia ti mismo y hacia otros.

Busca Apoyo

Otra idea que nos ayuda a conservar la motivación personal es contar con un compañero que te apoye y te acompañe en tus metas. Tener a tú lado a alguien que tenga los mismos objetivos que tu o que desee apoyarte puede significar una gran diferencia al momento en que te fallen las ganas de hacer algo. Trata siempre de rodearte de personas que te ayuden a alcanzar tus objetivos y marcar distancia de aquellos que te alejen de lo que deseas conseguir.

 

Recuerda que con planificación y persistencia puedes mantenerte siempre motivado y conseguir todo lo que te propongas.